El primer baño del bebé parece ser una prueba de destreza y habilidad. Mientras aplicas los productos para asearlo con una mano, con la otra tienes que sostenerlo y explotar toda tu capacidad multitasking. ¡Ni te preocupes! al principio lo más seguro es que tus movimientos sean torpes y que tengas miedo de que no sea una experiencia agradable para el bebé, pero en muy poco tiempo dominarás esta actividad al cien.

Puedes empezar por elegir la temperatura

Tanto la habitación en la que lo bañes debe ser adecuada para que no pase frío, así como la temperatura del agua, tiene que estar templada. 32 grados centígrados es la temperatura ideal para que tu bebé esté tranquilo. No olvides evitar corrientes de aire y tener lista una toalla seca para recibirlo al finalizar el baño.

Cómo sostener al bebé durante el baño

Como segundo paso, pero no menos importante, asegúrate de sostener al bebé del cuello y cabeza. ¡No puedes descuidarlo ni un segundo! Recuerda que la piel del bebé se pondrá resbalosa al aplicar jabón sobre ella. Sostén su cuerpo con una mano, mientras te ayudas con un recipiente para enjuagarlo con la otra, siempre sosteniéndolo con firmeza.

El miedo del primer baño del bebé

Hay tres agentes de temor que puedes evitar con las características del Shampoo 2 en 1 Bevo:

 

  • Irritación.

 

No hay nada más triste que ver a un bebito con los ojos irritados. Es súper importante saber que los ojos del bebé aún no están lo suficientemente desarrollados para hacerlos reaccionar ante reflejos como una gota de agua cayendo a su ojo. Afortunadamente, la combinación de aceite de coco y emolientes naturales del shampoo+jabón líquido Bevo, limpia y regula la espuma evitando lágrimas. 😉

  • Reacciones alérgicas.

Cuando la piel de tu bebé reacciona ante un producto, lo que tienes que hacer es mantener la calma y dejar de usarlo inmediatamente. Mientras menos expongas su piel a productos en los que no confías, estará más propenso a las molestas alergias. Encontrar productos hipoalergénicos te permite evitar el riesgo de provocar un síntoma o una reacción alérgica al producto adquirido.

  • Químicos en la piel del bebé.

Lo mejor es optar por productos naturales. No son moda, ni se recomiendan en vano. Los productos naturales tienen muchos beneficios. Por ejemplo, el aceite de coco es muy conocido por su efecto protector e hidratante. Su uso para el cabello, le da brillo y nutre los folículos pilosos para estimular el crecimiento de un cabello fuerte y sano. ¿Lo mejor? ¡Es natural!

Esperamos haberte dado un norte para emprender la aventura del primer baño del bebé.

Si ya eres todo una experta bañando a tu bebé, platícanos cómo lo haces y qué le sugerirías a una madre primeriza. Si estás por bañar a un recién nacido, deja tus dudas en los comentarios.  Puedes encontrar el Shampoo+jabón Bevo en tiendas de autoservicio.

Y recuerda, con Bevo, crecer es una aventura. 👶🏻 💚